Pese a la imagen de Carlos Sainz, acechando a Max Verstappen en el inicio del GP de Bahreín y al holandés tirándose ‘a rebotar’ sobre el coche ‘papaya’ para librarse del adelantamiento, en el seno de McLaren prefieren ser cautos en cuanto a lo que va a deparar el Mundial de 2019.

Zak Brown es consciente de que el equipo austriaco irá superando sus problemas de aerodinámica y que su lugar natural es otro distinto. “Creo que esperar más batallas con Red Bull este año probablemente sería ser demasiado optimista. Me sorprendió que estuviéramos tan cerca de ellos el fin de semana, pero creo que todavía hay un gran hueco con los tres primeros y no pienso que Bahréin nos haya hecho cambiar de opinión”, comenta Brown.

“Definitivamente creemos que hemos dado un paso, pero la mitad de parrilla está apretada. No hay casi nada de diferencia entre ser cuarto equipo y noveno”, destaca el CEO de McLaren Group. “Aún pienso que habrá fines de semana en los que seamos el cuarto o quinto equipo más rápido y otros en los que seamos la octava o novena escudería más rápida. Hasta ahora hemos sido cuartos o quintos en clasificación y en ritmo de carrera, pero pienso que dependerá del circuito”, asegura.

Translate »